martes, 1 de mayo de 2018

Mayo: Mes de Amor a las Madres.



Reconocer a las madres, es ser solidarios tanto con las madres que honran los roles tradicionales, como con las madres que se levantan ante desafíos de enfermedad y adversidad en el hogar, y las madres solteras que tanto forjan en la aparente soledad.

Grandes son las promesas bíblicas para los buenos hijos, buenos esposos y hombres conscientes que respetan y atesoran a las madres, así como para los que cuidan a las viudas. Es cuestión de vivir con amor, valor y honor, a la altura de lo que Dios espera de uno; así se llega al nivel en que es Él en uno.

Reconocer a las madres es reconocer por designio divino a las mujeres; es reconocer todo lo puro que supera las palabras, que se encarna en la mujer. Es tener acción de gracias y al mismo tiempo, dedicar un recuerdo especial a las mujeres y las madres que han partido de este mundo. Es dar motivos de regocijo para dar vida a la vida.

Reconocer a las mujeres, es tener comprensión, tanto hacia las que se multiplican en amor y entrega (que pueden hacer tanto a la vez y es como si nunca se enfermaran o debilitaran), como hacia quien vive su Damasco. Es trascender como águilas para DAR VIDA A LA VIDA.

Reconocer a las mujeres, es ser solidarios con las pastoras que honran la vocación, amas de casa que hacen patria, obreras, luchadoras y toda mujer que abre caminos. Es buscar honrar a tantas mujeres humildes que perseveran.

Mi madre está en el cielo. Mi madre tenía una voz que daba serenidad ante todo, y una sensibilidad y humildad que le daban autoridad. ¡Que mucho se necesita hoy ese nivel de cátedra y serenidad que respeta y no necesita recurrir al grito o al estilo cuestionable! Imposible contener las lágrimas al recordar la última vez que mi madre me dijo “Dios te bendiga”. Buscar honrar eso diariamente, es mi causa.

Mi madre mereció más en la vida, y al mismo tiempo le dio luz a todo lo que tuvo y alcanzó. Haya gozo eterno a ella y paz a todos los que seguimos perseverando. La vida ha seguido su curso. En un mundo imperfecto, en que hay incomprensiones y no todo es como debería ser, reconozco que hay ocasiones en que tengo profundas tristezas (en que las más sentidas lágrimas son las que permanecen dentro).

Sin embargo, hay puntos vivificadores, como las razones de las causas y el proyecto de vida, los motivos de aliento, y almas selectas que han sabido vivir la solidaridad y lo que define a la buena calidad humana. Es un hecho que cada día hay detalles y motivos que fortalecen. En tiempos atípicos y retadores, cada detalle de perseverancia requiere una base que supera palabras para lograr restaurar fuerzas y seguir adelante. En las jornadas, recordar a Mami supera palabras; si con todas mis fallas tuve una madre y un padre como los que tuve, hay poder para seguir adelante.   

·         “Santísimo Amor de Jesús, te consagramos nuestros corazones, nuestras vidas, y nuestras familias”. --Consagración al Sagrado Corazón de Jesús

·         “Las madres puertorriqueñas ocupan un pedestal en nuestros corazones, un sitial de honor ante el derroche de ternura, amor y sacrificio que ellas regalan diariamente, en la plenitud de su entrega a la familia. Maternidad es sinónimo de protección que comienza al concebir al hijo y perdura siempre no importa los años que éstos vayan cumpliendo. Las madres puertorriqueñas son la fuerza de este pueblo. Lo dan todo: comprensión, consejo, y consuelo. Tienen las madres puertorriqueñas una dignidad ejemplar en la dulzura de su amor y en la valentía de su lucha por los hijos. Las madres traen la paz, y son la esperanza que como suave brisa sopla las velas de la vida para conducirnos a mares tranquilos…
Para aquellas madres que con ejemplo de virtud y abnegación cumplieron su maravillosa misión en la tierra y fueron llamadas a la presencia de Dios, paz, descanso, agradecimiento y gloria eterna en el Paraíso del Padre. A todas las madres, gracias por ser presencia de Dios en medio de nosotros.”. –Rafael Hernández Colón

·         “Jamás en la vida encontrarás ternura mejor, más profunda, más desinteresada y verdadera que la de tu madre". --Honoré de Balzac

·         “Dios no podía estar en todas partes y por ello creó a las madres”. --proverbio judío

·          “Mi madre fue la mujer más bella que jamás conocí. Todo lo que soy, se lo debo a mi madre. Atribuyo todos mis éxitos en esta vida a la enseñanza moral, intelectual y física que recibí de ella". --George Washington

·         “Madres, en vuestras manos tenéis la salvación del mundo”. --Leon Tolstoi

·         “Mother love is the fuel that enables a normal human being to do the impossible”. --Marion C. Garretty

MADRECITA DEL ALMA QUERIDA: https://www.youtube.com/watch?v=XIwMh2NhJ90









No hay comentarios:

Publicar un comentario