jueves, 12 de julio de 2012

Saludos en su día al Corazón de Mujer con el nombre artístico de Melina León


Hoy es 12 de julio y he visto en internet lo siguiente: “El 12 también compete al cristianismo porque corresponde a la multiplicación de la trinidad por los 4 puntos cardinales”. El cristianismo no es religión, es sentido y rumbo de vida.



Ser “cristiano” no es religión, un género musical o una marca comercial. Ser “cristiano” no es ser perfecto o inmune a lo que afecta al mundo. Ser “cristiano” es ser creyente; lo que infunde una naturaleza revolucionaria al palpitar, al ver, creer, pensar y hacer. Es buscar superarse a uno mismo con un norte mayor…



En la medida que se acepta que Jesucristo fue y es revolucionario, entonces ser cristiano es ser revolucionario; revolucionario no por los parámetros del mundo para esa palabra, sino por el poder y los alcances del más puro y sincero AMOR.



La vida es una causa de amor y vivir es cuestión de crecer, fructificar y bendecir en la vocación. No se trata de un utópico concepto de amor, sino de una existencia que trasciende y sabe agradecer, buscar sumar a la vida en una ruta de buena siembra en todo lugar y educar a quienes fallan, consagrar todo pensamiento y toda obra que edifica y da luz, apoyar lo justo, rechazar lo incorrecto y potenciar lo constructivo.



Se crece en el caminar, se ve mejor desde el orar y se vive mejor desde el amar. Con esa conciencia, hoy 12 de julio hago un especial y significativo espacio en la jornada para reconocer y felicitar a la joven mujer dinámica y gran alma con dones, belleza inenarrable, energía, llamado único y presencia sin igual con el nombre artístico de Melina León. ¡En verdad Dios se creció al crearla y se crece al inspirarla!



Melina brilla con luz propia y merece los aplausos, los sabios consejos y las constantes oraciones para que el Creador sea hoy y siempre el principal Guía, Baluarte y Origen de sabiduría y todo bien en la jornada. Melina trasciende nuestras costas y en los cuatro puntos cardinales multiplica inenarrable inspiración y admiración. Voy más allá:



En tiempos en que agradezco a Dios la vida de mi madre y pido poder honrarlo, he escrito lo siguiente:



“Gracias por confirmar que Tu Mano y Presencia es real y Todopoderosa. Gracias por el llamado a ser humildes, prudentes y constructivos para así, fomentar paz. Gracias Señor por el Damasco; que llama a no olvidar y seguir pasos de fe y perseverancia, de concienciación y perfeccionamiento. Gracias Señor por los testimonios y milagros que dan luz y son prólogo…”



Hoy le sumo: Gracias por Melina. Gracias por todo lo que en ella acentúa el buscar dar real amor, valor y vida a la vida. Gracias porque ella sabe ser solidaria y transmitir las palabras que son bálsamo y también jamaquean conciencias y corazones.



Hacer el bien con sabiduría nos define mejor. Somos llamados a la consagración que es fe en acción. Porque deseo vivir el cumplimiento de una promesa, a Dios consagro todo… De perseverar con amor, fe, valor, visión y honor se trata la vida. Con sumo respeto: Saludos en su día al Corazón de Mujer con el nombre artístico de Melina León.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada