viernes, 2 de junio de 2017

Recordar el “Día D” es recordar al heroísmo verdadero que supera al tiempo…

La expresión del “Día D” se emplea para marcar el momento de poner en marcha algo significativo. Eso tiene su origen en un gran operativo militar.

El 6 de junio de 1944, fue el “Día-D” porque ese día comenzó la “Operación Overlord”. Fue el gran desembarco en las playas de Normandía para acabar con la Segunda Guerra Mundial. Marcó el inicio de la liberación de la Europa occidental ocupada por la Alemania nazi. De esa gesta, grandes líderes siguen brillando.

Esa página ha inspirado historias y personajes heroicos; y cuando llega una fecha clave, se dice “llegó el Día D”. En ese tiempo de líderes de gran calibre, el general Dwight D. Eisenhower fue nombrado Comandante Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada. El liderazgo del presidente Franklin Delano Roosevelt y del general Eisenhower fue clave para la unidad y mayor dedicación de todos.
                                                  
El “Día D” fue el desembarco de Normandía; el conjunto de las operaciones navales recibió el nombre clave de “Operación Neptuno”. Fue la mayor operación militar, aérea y naval combinada de la historia. Son embargo, objetivamente, hubo temores de que se pudiese fracasar en esa magna combinación de fuerzas.

Había minas, obstáculos y estratégicas fortificaciones que dificultaban mucho una invasión. Se sabía que muchos morirían. Es un tema que puede hacer brotar lágrimas ante el recuerdo histórico de tanta sangre derramada por la libertad integral y para frenar extremismos y fanatismos destructivos. ¿Cuántos hubiesen respondido “no” a una misión así? ¿Cuántos responden “no” ante retos de la existencia? Hubo un “sí” que unificó a las fuerzas aliadas. Hubo un “sí” porque era una lucha por el mundo ante el plan de supremacía mundial de los líderes totalitarios. Los héroes del “Día D” siguen hablando e inspirando, jamaqueando conciencias y corazones.

Es un tema que incluso se une a la imagen del Capitán América en ese campo de batalla. El Capitán trasciende al tiempo y los conceptos publicitarios y de ficción, como role model en la exaltación del respeto y admiración a los reales héroes, y del patriotismo en un mundo creado sin fronteras. Es un tema que nos recuerda que las guerras no son deseables, pero que cuando hay que darlas por justa causa, se confía en el Dios de los Ejércitos que bendice los esfuerzos de orden debido, progreso con equidad y paz.

Valoremos a los héroes de ese tiempo y de tantas otras causas y batallas. Valoremos a nuestros hombres y mujeres militares y veteranos. Al optar heroicamente en todo escenario por los principios salomónicos y constructivos, se confirma que somos llamados a reconocer que cada alma que crece, hace y siembra el bien, es instrumento de Dios y canal de bendición. Adelante... 


Star Spangled Man With A Plan: https://www.youtube.com/watch?v=7i574Em3IrI






El Día D en números: ¿cómo tuvo éxito el mayor desembarco militar de la historia?: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/06/140605_dia_d_cifras_desembarco_normandia_mz 


































No hay comentarios:

Publicar un comentario