jueves, 4 de mayo de 2017

Ponderar el futuro es más que ponderar una candidatura.

Ponderar el futuro es más que ponderar una candidatura. Ponderar el futuro requiere conciencia sobre la historia, el presente y los requerimientos del porvenir. El que la más que admirable y atractiva mujer y líder que es Carmen Yulín, se ubique en la línea de no se imagina gobernando a la sombra de la Junta de Control Fiscal, tiene profundidad.
Ponderar el futuro es más que ponderar una candidatura. Por eso, procede ver lo siguiente: Mucho se ha escrito y hablado sobre la deuda de Puerto Rico y la crisis que enfrenta. No es momento para puños cerrados, sino para razonamientos constructivos.

Objetivamente, la realidad de la Junta de Control Fiscal surgió por una deuda causada por malas prácticas administrativas, no por Estado Libre Asociado. Pretender culpar al ELA por la crisis económica y buscar la destrucción de tan buen sistema democrático-constitucional en base a manipular ese tema, es tan irracional, como si en un hogar se pretendiese demoler la casa propia que tanto requirió levantar y edificar, por las fallas administrativas del jefe o la jefa de familia.

Los líderes y candidatos que en vez de promover serenidad y explicar bien, buscan manipular lo del status político, y evaden el origen de la crisis que es la capacidad administrativa, lo que proyectan es que buscan perpetuar las malas prácticas administrativas y sacar algún provecho de eso.

Ante el contexto histórico, la quiebra no es algo que se busca con grandes ansias, pero tampoco es una mala palabra. Al no lograrse acuerdos con los acreedores, la quiebra busca la paralización de demandas. Es una defensa del país.
La información indica: La Junta de Control Fiscal (JCF) radicó la solicitud para que el Gobierno de Puerto Rico quede bajo la protección del Título III de la Ley PROMESA que provee para la protección de quiebras. Eso requiere patriotismo y no cainismo, partidismo crudo o la esclavitud de la ideología. De hecho, el exgobernador Alejandro García Padilla expresó: "Acogerse al Título III de PROMESA es lo correcto para proteger a Puerto Rico. El Gobernador hizo lo correcto en el día de hoy."

Carmen Yulín tiene su llamado y dones. En lo gubernamental, considero que ella puede ser una buena Gobernadora. En lo ideológico, no estoy de acuerdo con sus posturas, pero lo de gobernar es una cosa y el tema de status se brega en otro proceso. Ella puede superar lo ideológico y enfocarse en unir ante los imperativos que tanto jamaquean, o puede aferrarse a lo ideológico y desistir de servir como Gobernadora por la Junta. En todo caso, ella siempre es importante porque no se hace patria solo desde las posiciones electivas y sobre todo: se necesita que todo el liderato de todos los partidos se ponga de acuerdo en unas iniciativas a poner en marcha y darle continuidad para lograr el pago de la deuda y la restauración integral de la Isla, indistintamente de cambios políticos y de administración. Dios ilumine a Yulín para que sea parte esencial de la restauración.













No hay comentarios:

Publicar un comentario