jueves, 2 de marzo de 2017

Ciudadanía americana en Puerto Rico: Comienzo de los lazos del liderato Demócrata con el liderato puertorriqueño.

En 1897 se estableció un sistema autonómico en Puerto Rico. Fue un buen adelanto que incluyó una amplia autonomía municipal; pero lamentablemente fue una justicia tardía tras demasiado tiempo de abusos por parte del régimen español. Así, la invasión norteamericana ocurrida en 1898, tuvo aceptación por el pueblo.

No fue la aceptación por parte de un pueblo sumiso, sino la perspectiva de un pueblo grande que buscaba reales conquistas en libertad integral y democracia participativa. La Ley Jones-Shafroth fue firmada por el presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, el 2 de marzo de 1917. Esta Ley le concedió la ciudadanía americana a los puertorriqueños, pero no fue solo eso.

La Ley Jones que hizo realidad importantes reformas, fue fruto de esfuerzos en Washington de líderes del calibre de Luis Muñoz Rivera. Tratar de estigmatizar esa gesta como una “imposición” para negar una historia aleccionadora, es engañar y rechazar al verdadero patriotismo. La Ley Jones separó las ramas ejecutiva, judicial, y legislativa del Gobierno de Puerto Rico, concedió derechos civiles, y creó una legislatura bicameral a ser electa por el pueblo. Nótese que contrario a lo vivido con el régimen español, con el sistema norteamericano fue más factible lograr progresos en un lapso de pocos años.

Lo logrado por el liderato puertorriqueño con el presidente demócrata Wilson fue el comienzo de toda una tradición. Se desarrollaron sinceros lazos del Partido Popular Democrático (PPD) con el Partido Demócrata. Desde la fundación del PPD, grande fue la amistad de Luis Muñoz Marín y el presidente Franklin Delano Rossevelt y su esposa Eleonor, al compartir la perspectiva de progreso y justicia social.

El último gobernador nombrado por el Presidente de Estados Unidos, Rexford G. Tugwell, ayudó al desarrollo de grandes programas de bien para la Isla. Con el liderato de la Pava y el liderato Demócrata se desarrollaba la Revolución Democrática Pacífica en Puerto Rico. El presidente demócrata Truman nombró al primer gobernador puertorriqueño, Jesús T. Piñero. Con Truman se logró la aprobación de que sea electivo el cargo de Gobernador de Puerto Rico. De ahí, la Isla confió en Luis Muñoz Marín como el primer gobernador electo por el pueblo. Se afirmó el mensaje del PPD del poder del voto libre y limpio.

De 1949 a 1952 se dio el ejemplar proceso que originó la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico (ELA). Truman y el liderato Demócrata impulsaron la Ley 600 que estableció el convenio entre Puerto Rico y Estados Unidos.

Para 1960, fue histórica la amistad y el respeto mutuo de Luis Muñoz Marín y el presidente John F. Kennedy. El 25 de julio de 1961 Kennedy emitió un Memorando en que estableció lo siguiente: “Because of the importance and significance of Puerto Rico in the relations of the United States with Latin America and other nations, it is essential that the executive departments and agencies be completely aware of the unique position of the Commonwealth, and that policies, actions, reports on legislation, and other activities affecting the Commonwealth should be consistent with the structure and basic principles of the Commonwealth”. Se desarrolló la iniciativa de la Alianza para el Progreso. Con la muerte trágica de Kennedy, el presidente Lyndon B. Johnson da continuidad a la buena obra y que brilla ante el mundo.

Para 1972, brilló en la Convención Demócrata la participación del entonces presidente del Senado y candidato a la gobernación, Rafael Hernández Colón. Hernández y Edward “Ted” Kennedy fueron grandes amigos y aliados que defendieron y adelantaron las causas puertorriqueñas. Aún teniendo que lidiar con administraciones republicanas en Washington, las administraciones del gobernador Hernández Colón lograron encauzar al país por buen camino y afirmar la dignidad e integridad de todo un pueblo, ya que la verticalidad Demócrata que no cambia como veleta, es admirable e inquebrantable.

Los resultados electorales de triunfos Populares en 1984 y 1988 aseguraron gran estabilidad para Puerto Rico. Se logró en ese tiempo que congresistas Demócratas apoyaran mantener la Sección 936. Hubo realizaciones en progreso económico, creación de empleos, mejoramiento en la calidad de vida en todos los sentidos y en conjunto, ejemplifican que el gran crecimiento del ELA se logra en los adelantos cotidianos que son bendición para el pueblo.

Interpretaciones sobre la historia y sus hechos habrá muchas, pero los hechos históricos son concretos. La Ley Jones trajo reformas grandes y positivas, y el inicio de una gran tradición; y ciertamente es muy bueno analizar esa conquista del pasado para atesorar más los logros en el sistema democrático-constitucional vigente, y comprender mejor las rutas en este mundo. A las buenas y fructíferas raíces hay que regresar.

El tema del status político de Puerto Rico sigue vivo y la ciudadanía americana sigue siendo excelente conquista y fuente de derechos y libertades. Perfeccionar la unión de Puerto Rico con Estados Unidos es una buena meta y el centenario de la ciudadanía americana en la Isla confirma que el mejor destino es de crecimiento.

Información:

November 13, 1961 - President John F. Kennedy's Dinner for Governor Luis Munoz Marin of Puerto Rico: https://www.youtube.com/watch?v=6gjUtxACq4g

December 15, 1961 - President John F. Kennedy and Jacqueline Kennedy in San Juan, Puerto Rico https://www.youtube.com/watch?v=37Hzaywi-Jw

Kennedy's Tour Of Latin America:  https://www.youtube.com/watch?v=vSvsfBnxyXQ


Constitución y Gobierno de PR: https://www.youtube.com/watch?v=fNxJ1WAGgHI

Luis Muñoz Marín al instaurar el ELA: https://www.youtube.com/watch?v=i3it44TrWOw












No hay comentarios:

Publicar un comentario