miércoles, 30 de abril de 2014

Recordar a Luis Muñoz Marín es alentar el forjar generaciones.


·         “La noche del 30 de abril me llamó del hospital el sargento Sierra. Don Luis había muerto.
El pueblo se volcó en el Capitolio donde se le expuso. Tras dos noches de vigilia durante los cuales pasó una muchedumbre interminable frente al féretro, salió el entierro hacia Barranquitas, parando primero en la Catedral de San Juan. Silencioso y adolorido, el pueblo se alineó por toda la ruta para decirle su último adiós. Ese día las nuevas generaciones descubrieron a Muñoz”.
--Rafael Hernández Colón, “Retos y luchas”

El 30 de abril de 2014 se cumplen 34 años del fallecimiento de Luis Muñoz Marín. Para 1980, estaba en escuela intermedia y mi gran recuerdo de cómo entendí que falleció alguien grande, fue ver por primera y única vez a mi abuelo llorar.

Recuerdo que se dio en el país ante la muerte de Muñoz Marín, un ambiente de Viernes Santo, que luego en la medida de recuerdos y anécdotas, iba reverdeciendo esperanzas en el nivel de la Pascua.

Aunque el rostro de Muñoz reflejado en el cuadro pintado por Rodón proyectaba unos dolores, en el contexto total de un país con grandes retos y problemas socioeconómicos, con una calidad de vida en deterioro, el pensamiento del prócer era gran punto de referencia para descubrir que la gesta refundadora es realizable.

Hace 34 años comenzó en mí la curiosidad que me llevó a encontrar grandes lecciones de vida en los mensajes de Luis Muñoz Marín y Rafael Hernández Colón. Soy parte de la generación que descubrió al prócer en su muerte; que descubrió en incontables lágrimas, muchos rocíos…

Recordar a Luis Muñoz Marín es alentar el forjar generaciones. La vida y obra de Muñoz y sus causas de progreso integral y justicia social, nos recuerda que la equidades buena y agrada a Dios. Porque todo lo mejor del ser humano nace y se manifiesta desde la conciencia que todos somos hijos de Dios, cada alma que busca  hacer y sembrar el bien, es instrumento de Dios y canal de bendición.

Muñoz sigue presente en la vigencia de sus mensajes y en la magnitud de la obra Popular de prosperidad, justicia y dignidad humana, que como dijera el prócer en 1964, “trasciende en el tiempo y es una que une a todos los puertorriqueños que quieren el bien de Puerto Rico en términos en que hondamente se propone hacer el bien de Puerto Rico”. Muñoz es el prócer de generaciones, pero la gran hazaña fue su ejemplar liderato con la fuerza de un pueblo unido. Porque el país nos necesita a todos, consagremos las nuevas causas y esfuerzos. Dios ilumine a todos.

·         “Preserva siempre tu voluntad, claridad de entendimiento, sensatez y firmeza de decisión. Esa es tu fuerza…” –Luis Muñoz Marín

·         “Descansa, Muñoz, Maestro querido, descansa en paz, que tu pueblo sigue tu lucha. Ese pueblo que forjaste, sencillo, inteligente, generoso y valiente, te honrara superándose cada vez más ante los retos de la historia”. –Rafael Hernández Colón




















2 comentarios:

  1. Una mierda.... él es un gran TRAIDOR A NUESTRA TIERRA.

    ResponderEliminar
  2. Que ignorancia la tú ya charlatán. .. fuego popular. .

    ResponderEliminar