martes, 4 de noviembre de 2014

Excelente la foto de la graduanda que alimenta a su bebé.

La imagen de la graduanda que alimenta a su bebé, es gran testimonio del heroísmo luminoso que derrota a muchos oscurantismos; y es una poderosa lección para que ninguna mujer abandone los estudios y su gran destino por el embarazo que es vida.  
                                         
Del mismo modo que una graduación marca el inicio de nuevos caminos, una nueva vida marca el inicio de todo un ser para sí, para sus allegados y más. Que el tema no se despache con clichés, sino que se atienda con responsables soluciones.  

La foto de la graduanda que alimenta a su bebé, genera múltiples reflexiones. Extendería demasiado este texto el ver ejemplos de casos, por lo que procede plantear: ¿Qué es lo mejor que dicta la conciencia ante la realidad de vida?

La fuerza, el amor y el entendimiento que nacen del Corazón de Mujer, superan los alcances de las palabras. Desde mi fe y admiración, le dedico un saludo especial a las mujeres que se crecen en soledades, batallas y esencias potenciadoras.

Son Grandes las mujeres que se reivindican ante quienes juzgan desde lo que carecen.
Son Grandes esas graduandas que merecen el mayor apoyo de fe alta y pragmática.
Son Grandes esas las jóvenes madres dispuestas tanto a la función tradicional como dar el frente cuando hay enfermedades y retos propios de escenarios atípicos.

Que los hijos de tan admirables mujeres honren tanta vocación de amor puro. Que el país entero desarrolle una nueva y madura perspectiva y empatía, para que superando las limitaciones del insularismo, apoyemos a toda mujer que decide asumir roles maternales y formativos, ya que ahí se cumple el supremo llamado y se forja más…     



No hay comentarios:

Publicar un comentario