sábado, 1 de noviembre de 2014

Halloween desde La Guancha de Ponce...

El 31 de octubre de 2014 fue noche de Halloween. Lo más curioso es que las más tenebrosas historias no rugieron de las crónicas asociadas con Halloween, sino con mensajes extremistas en contra del Halloween.

En los peores casos, se establecía que “los hijos de Dios no celebran Halloween”, con la connotación negativa y manipuladora de condenar a todo el que de una u otra forma auspicie el Halloween. Debo confesar que lo más oscuro no surgió de lo asociado al Halloween, sino de ciertas predicaciones enfocadas en el cainismo y el fanatismo.

Ante eso, mi respuesta fue de pleno, salomónico y positivo apoyo al Halloween, ya que muy bonitos recuerdos tengo de mi infancia.  Por eso escribí:

·         No repetiré la historia del origen de Halloween, ya que la mayoría de los que se unen a celebraciones de Halloween no lo hacen pensando en ese origen o para fomentar lo pagano. De hecho, el término “pagano” se usa para identificar a idólatras, por lo que hay mucho más paganismo más allá de Halloween.
Al participar, deben haber las debidas precauciones; y al mismo tiempo, el respeto es fundamental: Conozco a quienes celebran en Halloween sanamente y son creativos con disfraces que destacan lo positivo, sin ánimo de rendir tributo a las tinieblas.
No dudo que hay gratas y conmovedoras historias en nuestros mayores en esa línea. No dudo que muchos niños que celebraron Halloween, hoy son buenos y productivos ciudadanos. De mi niñez recuerdo cómo la celebración de Halloween propiciaba tiernas escenas de intercambio de dulces y de dar dulces a los padres; es el nivel de amor que no se logra con el extremismo que con estilos hostiles puede ser lo más grotesco. Se puede rescatar lo que une en el bien. De los niños podemos aprender lo que debe ser la fiesta de Halloween libre del origen oscuro y de los que tienen malas intenciones.
Así, veo más salomónico aprovechar la coyuntura de Halloween para fomentar temas heroicos en los disfraces, iniciativas como los “talent show”, y dar el cierre de oro a la ruta de “trick or treat” con la cena familiar o la fiesta que no altere la paz. 

Durante el día de Halloween, fue refrescante ver en Facebook fotos de niños disfrazados a tono con lo que desean ser en el futuro, y gestos de amor de llevar alegría a niños enfermos. ¿Quién en su sano juicio puede demonizar algo así?

En la noche, al ir a La Guancha, descubrí que todo lo dicho ante congregaciones en contra de Halloween y de La Guancha, resultó ser falso. Con gran optimismo, fue motivo de llenura ver familias recorriendo cada detalle de La Guancha, y un gran despliegue de creatividad. Aún en lo que se pueda ver como grotesco o de “mal gusto”, hubo una forma de liberación mejor que la violencia, el odio,       el maltrato y la oscuridad.

Porque Dios emplea los medios que Él desea para responder y obrar, en la noche de Halloween desde La Guancha de Ponce, hubo luz…

En La Guancha se honraron muy bien los grandes propósitos que dan vida a tan importante atractivo turístico. El Complejo Recreativo y Cultural La Guancha surgió para confraternización y disfrute de todos, de todas las edades y formaciones.

Cuenta con paseo tablado y la variedad de facilidades que propician tanto un buen día de playa, como diversos eventos recreativos artísticos y culturales. Es el concepto integral que da espacio para todos, que nos recuerda que todos somos hijos de Dios, y que la equidad es buena y agrada a Dios.

Voy más allá: en cada hogar, comunidad y lugar de Puerto Rico, Isla del Cordero, en que hubo la celebración de Halloween en forma edificante, hubo luz…

Fue una bendición inspiradora y aleccionadora llegar a La Guancha en Halloween; doy gracias al Creador por mis amistades y por mi familia.

Al día siguiente, fui a Plaza del Caribe en Ponce y encontré una avanzada decoración navideña que aún sin estar terminada, va siendo buen oasis. Es como si el Altísimo le diera Su aprobación a lo que escribí en Halloween:

·         Que el buen Halloween sea prólogo constructivo que agrada al Creador, rumbo a días navideños. Adelante en la vida como sabia, heroica y victoriosa causa de amor.

Yo quiero un pueblo…:

































1 comentario:

  1. Disfrutamos mucho te tu compañia. Y tengo que decir que aunque el momento fue agradable, definitivamente, la epoca Navideña, sigue siendo mi favorita por encima de todas las demas.

    ResponderEliminar